Loading...

Sociedad confesional

Se acaba de conocer cuál fue “la palabra del año 2013”, en inglés, según el afamado diccionario Oxford que, desde hace varios años, acostumbra anunciar la palabra (generalmente inédita) que por su adopción forma parte del bagaje cultural de millones alrededor del mundo.  El hecho es significativo pues demuestra una de las características de todo lenguaje, está vivo, crece orgánicamente y sus inclusiones reflejan acciones previamente adoptadas.

Las nuevas palabras nunca son realmente un invento, son testigos de algo que las detona, son como una fotografía, una imagen congelada de una acción que ya sucedió, son el destilado de un sistema social que de manera práctica e inteligente (para los fines del propio sistema) encuentra nuevas formas de expresión, usualmente a modo de atajo, para acortar el esfuerzo de usar más palabras pudiendo usar una. En cierta forma, una palabra nueva es la economía de la inteligencia.

El ser humano no puede estar sin significar su mundo, las nuevas acciones merecen nuevos nombres, y de aquí el origen de la palabra ganadora del año pasado: selfie, acción de autorretratarse con un dispositivo móvil, con la intención o no, de compartir la imagen en las redes sociales.

Alguien dirá, y con razón, que ya existía una palabra para ello: autorretrato, vocablo que refleja una antigua necesidad humana de quedar plasmado para el recuerdo perene. Sin menoscabo de este argumento, selfierefiere a una actitud contemporánea que tiene su fundamento en lo que Zygmunt Bauman llama “sociedad confesional”, donde hay una gran avidez por la confesión pública, armada con “confesionarios electrónicos portátiles”. Para los puristas de la lengua, me temo que la palabra autorretrato tiene perdida la batalla contra selfie, eventualmente no será descabellado la inclusión de ésta por la RAE.

A modo arqueológico, Oxford señala que tiene evidencia del uso de la palabra selfie desde el año 2002 pero su adopción (en las redes sociales, que es lo que permite una medición) exponencial se dio en 2013 con un incremento del 17,000%. Dentro de este estratosférico avance está la significativa contribución de los selfiesde personalidades, temas virales en la red; ahí están los de la pareja Obama, ella con su perro, él con la Primer Ministro Danesa, o hasta el Papa Francisco que aparece retratado con jóvenes en lo que se considera “el primer selfie papal de la historia”.

Selfie viene como anillo al dedo para ratificar lo que dice Sarah Bakewell en el inicio de su libro sobre los ensayos de Montaigne: “El siglo XXl está lleno de gente que está llena de sí misma”. La nueva tecnología ha redefinido lo que es público y lo que es privado, también ha redefinido nuestra conducta y por ello también nuestro lenguaje. Antes de que selfiefuera una palabra de uso común, los teléfonos móviles inteligentes adoptaron un botón para accionar una cámara posterior, instrumento perfecto para crear un selfie. Si la mayor parte de los avances tecnológicos no se da en naciones hispano parlantes, es evidente que las nuevas palabras no tendrán una raíz hispana. Sin la invención del control remoto para la televisión, la palabra “zapping” (tan masculina afición por cambiar el canal constantemente) no hubiera existido.

El avance tecnológico también ha desplazado locuciones de antaño: hoy no parecemos “disco rayado” porque ya los discos no se rayan (al menos en el sentido de reproducir un sonido sinfín); tampoco nos “cae el veinte” porque los teléfonos públicos ya no funcionan con monedas de veinte centavos.
Habría que pensar en nuevas palabras mexicanas que, derivado de acciones cada vez más frecuentes, representen un nombre (eg. concertasesión). Las candidatas podrían ser “maestrobloqueo”, “moreirazo”; pero también habría que pensar en la reivindicación de algunas existentes: ética, civismo, ley, justicia, juez, honradez, política, diputado, senador, policía, entre muchas otras.

Las palabras son legado, espejo, evidencia. Sin duda una sociedad se confiesa también en sus palabras.

Leave a comment